BIOGRAFÍA

Excmo Sr. Prof. Dr. José Lois Estévez
 Catedrático Extraordinario de Epistemología Socio-Jurídica

 

 

1

  Etapa formativa

2

  Etapa docente

3

  Etapa de investigador

4

  Actividades y méritos

5

  Libros, artículos y opúsculos

6

  Obra literaria publicada

7

  Ultimas publicaciones

8

  Libros conclusos, en publicación

9

  Premios

10

  Tras un gran hombre ...
11   Correspondencia escogida

 


Biografía
 
Otra Biografía aparecida en la reciente publicación: "HABLANDO DE VERDAD Y DE DERECHO"

 

 

BIOGRAFÍA

 

La biografía de un hombre dedicado enteramente a la investigación científica o filosófica suele ser de incurable monotonía. Como que se reduce a unas pocas palabras, repetidas una y otra vez: Enseñó, publicó, sostuvo... El personaje reseñado no debería constituir una excepción a esta realidad. Y sin embargo, si alguien, leyendo entre líneas, más allá de las fórmulas estereotipadas y de las reticencias de lo convencional, pudiera entrever la realidad de fondo, una verdadera novela kafkiana de extraños acaecimientos se le iría revelando tras los fríos datos de apariencia meramente circunstancial. Porque aquí, para comprender muchas cosas, importa más lo que no está o lo que no es que lo que figura y lo que parece.

 

1) Etapa formativa.

 

Nacido en Puente-Caldelas (Pontevedra) el 21-III-1922. Sus padres: Manuel L. Vidal -Abogado y Secretario de Juzgados de I Instancia e Instrucción- y Elisa E. Fernández, ambos muy influyentes en su vida.

Estudios secundarios en el Colegio del Apóstol Santiago, de los PP. Jesuitas; primero, durante los años (intolerantes) de la República, en tierras portuguesas (Entre-Os-Ríos, Curía); luego, a partir del Movimiento, en Mondaríz, Guitiríz y Mondaríz de nuevo, pues sólo más adelante, cuando ya Lois estudiaba en la Universidad, pudo el Colegio reintegrarse a su antigua sede en Bella-Vista (Vigo). Alumno destacado en las materias de su predilección, los Jesuitas comprendieron muy bien su vocación docente, pues, cursando séptimo curso de Bachillerato, le pusieron al frente de una Academia de Declamación y Oratoria, fundada por indicación del P. Encinas (Provincial entonces). En 1940 inició la carrera de Derecho en la Universidad compostelana y aunque sólo, durante el primer curso, se matriculó *por enseñanza oficial*, no pasó inadvertido entre sus compañeros, como lo prueba el hecho de haber sido designado Director de la Revista Abrente, donde asiduamente colaboró con diversos artículos y poesías, bien bajo su nombre, bien con el pseudónimo de Jel, bien en algún que otro editorial anónimo. Los restantes cuatro años de carrera los hizo *por libre*, en los dos siguientes. Se licenció en 1943, con más pena que gloria.

 

2) Etapa docente.

 

En 1945 publicó su primer libro (Ensayo de Valoración filosófica del Derecho según una Metodología esencialista) tras cuya lectura el Prof. D. Amadeo de Fuenmayor, creyendo descubrir en el autor una indudable vocación universitaria, lo invitó a incorporarse a la Facultad de Derecho santiaguesa, en calidad de Ayudante de clases prácticas en su asignatura (Derecho Civil). Pocos meses después -a propuesta del Prof. D. Laureano López Rodó- es nombrado Profesor Auxiliar de Derecho Procesal (Marzo de 1946) y en Junio del mismo año Encargado de Cátedra en dicha disciplina, puesto que pasa a desempeñar desde entonces por algún tiempo.

Rindió en la Universidad de Madrid (*Central*, entonces) el examen de las asignaturas previas al Doctorado. Su elección recayó en las siguientes: Estudios superiores de Derecho Privado, Estudios superiores de Derecho Penal, Política Social; -y Filosofía del Derecho. Se doctoró en Junio de 1947 con una tesis sobre Teoría del fraude en el proceso civil, que, publicada en 1948 y pese a sus grandes deficiencias en presentación y difusión, se agotó enseguida. Habiendo cesado en el Encargo de Cátedra de Derecho Procesal, Víctor Fairén Guillén, es nombrado Adjunto provisional en esta materia.

Encargado otra vez en 1951 hasta Diciembre de 19 52. Como Adjunto de la disciplina permanece hasta 1962. Por concurso de méritos es nombrado también Encargado de la Cátedra de Economía y Hacienda Pública en 1 de Abril de 1953 y permanece al frente de la misma hasta el 30 de Septiembre de 1965, en que se incorpora como Catedrático su discípulo D. Carlos Otero Díaz.

Encargado de la Cátedra de Derecho Natural y Filosofía del Derecho desde 1 de octubre de 1964 hasta 14 de Abril de 1,966. Por 0. M. de 29 de Enero de 1964 es nombrado Profesor adjunto Honorario de la Facultad de Derecho, finalizando así una tramitación que, iniciada en 1951, había sufrido irregularmente un carpetazo de 13 años. En Marzo de 1967, invitado por la Universidad Central de Venezuela para dictar un Curso monográfico del Doctorado sobre Metodología Jurídica, parte con urgencia, para suceder al Prof. de Roma Dr. Emilio Betti.

Solicitado el permiso del Ministerio de Educación y Ciencia y prometido por escrito, le fue, sin embargo, denegado después, a pretexto de desempeñar *interinamente* su plaza, quien, como Adjunto Honorario era Profesor vitalicio de la Facultad.

Tras esta circunstancia, cuando, a raíz del éxito de su cursillo, la UCV, se le hace la propuesta de permanecer- en el mismo puesto como Contratado, con categoría de Titular y *a dedicación exclusiva*, acepta y permanece allí durante el siguiente quinquenio. Vuelto a España en 1972, es nombrado por concurso de méritos Profesor de Sociología en el Colegio Universitario de Vigo, al que se incorpora en 1-X-73. En el curso siguiente se le acumula la Cátedra de Teoría del Estado. Pero hasta 1974, pese a promesas anteriores, no se le contrata con el rango de Catedrático. Por Real Decreto 1285/1980, de 30 de Junio, se le nombra Catedrático Numerario Extraordinario de Epistemología de las Ciencias Sociales y Jurídicas en la Facultad de Derecho de la Universidad de Santiago. Pero también -significativamente- desde el acuerdo y propuesta del Consejo de Rectores (21-X-77) el Ministerio impuso, contra todos los precedentes, otra demora de casi tres años.

Pese a que los Catedráticos extraordinarios, por la índole de su nombramiento, estaban exentos del régimen de jubilaciones, como lo demostraba el hecho de nombrárseles, a veces, con posterioridad a la edad jubilar, el Gobierno socialista les aplicó incluso la jubilación anticipada. Y se dio la paradoja de que el Prof. Lois fue separado del servicio por disposición de una Vicerrectora de personal y, contra el principio de jerarquía normativa, un acto administrativo de aplicación implicaba nada menos que derogar un Real Decreto. Interpuesto recurso, no prosperó ni en la Audiencia coruñesa ni en el Tribunal Supremo. Los argumentos del actor eran simples: Quienes son nombrados por Real-Decreto, por Real Decreto deben jubilarse (y así se practica). Además: la jubilación atañe a la persona, no a la función. Sí por cualquier causa el afectado no se jubilase, debiera continuar desempeñando su Cátedra. Ahora bien, como Prof. Adjunto Honorario, el Dr. Lois no era funcionario público, ni fue nunca tratado como tal; luego no podría aplicársele la Ley de Funcionarios. Por eso, precisamente, los Adjuntos Honorarios nunca se jubilaron. Y si uno, al no ser jubilable en concepto de Profesor Adjunto Honorario, continúa en activo, debiera continuar también en el desempeño de su Cátedra. Para desvirtuar la fuerza de este raciocinio, la Universidad alegó que el Prof. Lois al ser nombrado Catedrático extraordinario, había cesado como Adjunto Honorario, como sí ambas cosas fueran incompatibles, aunque así se conculcaba el axioma de libertad, porque ninguna norma lo establecía. Y el Tribunal Supremo, pasando por alto el hecho de que esta afirmación era un simple alegato de parte, sin ninguna prueba, y sin que nadie pueda cesar sin habérsele dado el cese; aceptó como bueno tan especioso argumento, y convalidó un acto administrativo contrario al principio jerárquico, puesto que invalidaba un Real Decreto por acto de supuesta aplicación normativa procedente de un inferior.

 

3) Etapa de investigador.

 

En Enero de 1948 obtuvo, por concurso de méritos, una plaza de Becario en el Instituto Nacional de Estudios Jurídicos, Sección de Derecho Procesal, en la que trabajó durante varios años bajo la dirección del Prof. D. Jaime Guasp Delgado. Creada más tarde en Santiago una Subsección de aquella disciplina, se autorizó al Dr. Lois Estévez a proseguir sus investigaciones como Becario del Instituto en esta ciudad. En 1955 es ascendido a Colaborador. Desempeñó su función, primero, adscrito a la Sección de Derecho Procesal.

Posteriormente (al desaparecer aquella Subsección de Santiago). Colaborador (de la Sección de Filosofía del Derecho. También ha sido por muchos años Colaborador del Observatorio Astronómico de la Universidad Compostelana, bajo la Dirección de D. Ramón M. Aller Ulloa. Desde allí construyó, en los, talleres Regojo de Redondela y Zamora los primeros ecuatoriales que se hayan hecho en España, primero uno de 220 mm de abertura libre; luego, incluso, uno de 500 mm. de ocular fijo, para el que se erigió un Edificio de Ampliación del Observatorio Aller, gracias a la comprensión y el estímulo de D. Torcuato Femández Miranda y a la oportuna intervención de D. Luis Legaz Lacambra. Durante la permanencia en Venezuela del Dr. Lois Estévez, dicho edificio fue incomprensible y arbitrariamente destruido y los instrumentos, cuyo propietario era y que la Universidad había recibido en depósito documentado, habían *desaparecido* a su regreso. Reclamada su devolución, resultó que uno había sido hurtado y los demás, gravemente dañados, habían sufrido la substracción de las piezas más importantes y valiosas, brutalmente arrancadas para vender como chatarra (¡!). Ejercitada acción penal por apropiación indebida, el procedimiento no pasó de la fase sumaria, sino que terminó en auto de sobreseimiento provisional dictado por el Instructor y luego confirmado por la Audiencia Provincial de La Coruña. Y aunque la querella versaba sobre cuatro instrumentos el Tribunal, con incongruencia patente, refiriéndose a uno sólo, fundó su decisión alegando que el Rector no se negaba a devolver *las piezas*; silenció que otro (un lomo mecánico) se había *evaporado* ¡por hurto, claro!, y, que, dos más saqueados por desaprensivos, eran inutílizables. Para colmo, el auto sólo se refería a *las piezas* del único que en el momento de dictar la resolución se conservaba incólume. Incoada luego la vía civil, se dictó sentencia de I Instancia que, tras reconocer la propiedad de los instrumentos al Dr. Lois, y procedente la acción de depósito, (tras preferir la calificación de comodato, por no haberse advertido la Juez de que, aunque el depositante había autorizado el uso al personal del observatorio, no así al Rector de la Universidad, que era el depositario). También se admitió la existencia de daños y prejuicios (¿cómo negarlos?); pero se absolvió a la Universidad de la demanda, porque la Juez se declaró incapaz de calcularlos. Esta sentencia, dictada con fecha 13 de Mayo, se notificó -en abierta infracción del art. 260 LEC- el 18 de Junio, cuando la Juez gozaba de un permiso por maternidad y carecía ya de jurisdicción. La Audiencia coruñesa, en ponencia del Magistrado D. Martín Otero la confirmó, no obstante, por sus propios y acertados fundamentos, aunque la contradecía en lo esencial. Pues si aquella reconocía la aplicabilidad de las normas del depósito, ésta negaba que tal contrato se hubiera *perfeccionado*, porque decía- el Observatorio universitario de Santiago, integrado en el CSIC, es un organismo autónomo, que no dependía de la Universidad. Y el edificio llamado de Ampliación, construido en terrenos cedidos ad hoc por la Universidad con subvenciones Ministeriales otorgadas al Prof. Lois, donde éste tenía, incluso, vivienda, no disfrutó de ninguna ayuda del Consejo ni se llegó a incorporar al mismo (lo destruyeron antes, sin más causa real que las envidias despertadas). Interpuesto recurso de casación, el T. S., en ponencia del Magistrado y Catedrático de D. Civil Dr. O' Callaham, dictó finalmente, en 20-X-97, fallo favorable al Dr. Lois e impuso la indemnización de los daños.

Tras los años transcurridos desde entonces, la ejecución de la sentencia, en trámite, se encuentra paralizada, porque a la Universidad le tiene sin cuidado cumplir obligaciones jurídicas proclamadas por sentencia firme. Cómo puede sustraerse impunemente a ellas…

Las diligencias pare mejor proveer acordadas en este procedimiento deben encaminarse a autentifica el cumplimiento de los requisitos de la ejecución, es decir, a que se esgrima una acción real procedente de un derecho inscrito, a que el demandante es su verdadero titular y tiene capacidad procesal para hacerla valer en juicio y a que el demandado es realmente el perturbador u opositor de dicho derecho”, Rodríguez Solano. El proceso del artículo 41 de la Ley Hipotecaria. Barcelona. 1953

 

4) Actividades y méritos.

 

Ha dictado numerosos cursos monográficos de Doctorado, primero mediante la habilitación especial del CSIC; luego, ya regularmente, casi todos los años. Entre otros, desarrolló los siguientes temas: Epistemología jurídica, La Interpretación científica de normas positivas; La teoría empiriocrítica del Derecho; La Interpretación como asunción probabilitaria sobre proyectos de óptima pacificación.

Ha dirigido varias tesis doctorales calificadas con Sobresaliente cum laude. Por varios años ha desempeñado la Dirección de los Cursos de Verano para Extranjeros. Ha dirigido, asimismo, el Boletín de la Universidad.

Ya en 1950, a propuesta de los tres grandes del procesalismo italiano de la ¿poca -Calamandrei. Carneluttí y Redenti- es nombrado miembro correspondiente de la Asociación Italiana de Derecho Procesal Civil. Más tarde, de la Asociación Internacional de procesalistas.

Miembro Fundador de la Asociación Española de Filosofía del Derecho.

Ha participado en numerosos Congresos Internacionales de disciplinas jurídicas y sociales diversas: De Derecho Procesal, Filosofía del Derecho, Derecho Comparado, Filosofía Social, etc. Ha pronunciado conferencias en Universidades nacionales y extranjeras y en Centros Culturales muy diversos, en Europa y América.

 

5) Libros, artículos y opúsculos.

 

Prescindiendo de trabajos menores (reseñas bibliográficas, comentarios de jurisprudencia, resúmenes de doctrina legal, notas críticas, dictámenes, trabajos periodísticos o literarios etc.) ha escrito numerosos artículos de temática muy variada, que han influido, más menos abiertamente, en la doctrina nacional. Los más importantes son los siguientes:

1.      La distinción de condominio y sociedad, en RGD, Junio de 1.946. Este trabajo ha merecido comentarios elogiosos de casi todos los civilistas. Se ha calificado de “magnífico y, documentado estudio, lleno de sugerencias del más alto interés”. Puede decirse que se ha incorporado a la bibliografía española sobre el tema. También ha influido en la Jurisprudencia. Sin embargo, lo más importante de esta breve monografía era la concepción objetivista del Derecho de que era exponente, como puede verse en su caracterización de la personalidad jurídica, que preludia otros esfuerzos doctrinales: Vid. Prólogo de Puig Brutau a la obra de Senck: Apariencia y Realidad de las Sociedades Mercantiles, 267 ss.

2.      La Reconvención implícita desde el principio de adquisición procesal, en R. D. Proc. 1947,111, 2. Trabajo unánimemente aplaudido por los procesalistas y acogido por la Jurisprudencia. Vid, p. e., el discurso de recepción de Rodríguez Solano en la Real, Acad. de Jurisprudencia, págs. 5, 10, 11, 61, 62, 63, 76, 77, 78, 82, 83. Soto Nieto: Derecho Vivo, 11, 778, 779. Sampens: La Reconvención 107, 143, 151, 154. En general, cuantos procesalistas han estudiado el tema, no dejan de tener, en cuenta lo expuesto por Lois.

3.      La Costumbre ante los Principios generales de la Política del Derecho, en R.G. D. Abril-Mayo 1948. También este breve estudio monográfico ha tenido importantes repercusiones doctrinales. No sólo se refieren a él, con elogio, muchos civilistas españoles y aun juristas extranjeros (Maspetiol, Broblesky), sino que ha servido de incitación para obras de más aliento. Vid, p. e., lo que dice Pascual Marín en su Política del Derecho 42, 43, 44, 45, 63, 64, 661, 67, 69.

4.      Teoría de la expropiación procesal, en R. D. Priv. Diciembre, 1948. Muy discutida y muy citada. Guasp le dedicó una reseña muy crítica en R. D. Proc, pero se interesa vivamente por una de las tesis desenvueltas por el autor: la de que todo Derecho positivo es un “sistema de acciones ejecutivas”, a la que califica de “idea ciertamente original y llena de interés”. También en Exactitud y Derecho reafirma Guasp este mismo elogio. González Pérez en su artículo sobre Ejecución Procesal en la Nueva Enciclopedia Jurídica Seix, se refiere a este trabajo, junto con otro de Lois, y dice que éste “ha defendido brillantemente la tesis de que la ejecución propiamente dicha es de naturaleza administrativa”. También Fairén en su estudio sobre la Acción en la misma Enciclopedia hace expresamente suyos algunos de los argumentos de Lois en este trabajo. E igualmente aluden a él, muchos otros procesalistas. Por ejemplo, Serra y Montero Aroca; por citar alguno. Perspectivas de Regresión en el Anuario de Derecho Procesal.

5.      Derecho como Ciencia exacta. Aunque las primeras aplicaciones lógico matemáticas de Lois datan de 1946 (fecha de la redacción de ciertos capítulos de su tesis) en este breve trabajo señala con toda claridad el gran objetivo que se proponía: “Deshacerse de todo equívoco utilizando también en el Derecho la instrumentación depuradora de una lógica matemática”. Tres años después esto ya no sería revolucionario en algunos países de Europa; pero en aquellas fechas y en España no podía esperar sino anatemas. Era una buena recomendación para un opositor a Cátedras... En la actualidad, sin embargo, se ha reconocido públicamente al autor su condición de pionero. En el número 9 de Teleinformática Jurídica (Madrid, Enero de 1975, Pág. 125,) Ibáñez de Aldecoa escribe: “los primeros escritos que he leído en España sobre Lógica jurídica fueron de Lois en 1946. Lois ha sido el primero a quien he oído hablar de la posible matematización del Derecho...”. ”Todos sabemos la curiosidad que los estudios de Lois produjeron en su momento...”

6.      Una reaparición del proceso provocatorio hipotecario, en RGI- 185, 1948. Otro estudio con buena fortuna. De él se han ocupado: Guasp, Prieto Castro, Herce, Rodríguez Solano, Azpiazu, etc. La tesis de Lois ha sido citada: Las diligencias pare mejor proveer acordadas en este procedimiento deben encaminarse a autentifica el cumplimiento de los requisitos de la ejecución, es decir, a que se esgrima una acción real procedente de un derecho inscrito, a que el demandante es su verdadero titular y tiene capacidad procesal para hacerla valer en juicio y a que el demandado es realmente el perturbador u opositor de dicho derecho”, Rodríguez Solano. El proceso del artículo 41 de la Ley Hipotecaria. Barcelona. 1953.

7.      Sobre el concepto de “naturaleza jurídica” en AFI, 1956. Esta investigación es otro de los aciertos temáticos de Lois, pues pone sobre el tapete una de las cuestiones que más se han debatido ulteriormente en la doctrina iusfilosófica: el de la objetivación de las normas positivas en función de su propia materia. Su éxito se dejó ver pronto. Algunos estudiosos abordaron problemas particulares que implicaban esta temática según las sugerencias del autor, con efectos visibles. Un ejemplo: Montero Aroca, respecto a la naturaleza del proceso. Otro, Paz Sueiro sobre el “derecho de acceso a la propiedad” en arrendamientos rústicos. Pero ya antes Puig Brutau en su Comentario a la traducción de la obra de Serick: Apariencia y realidad en las sociedades mercantiles, capta plenamente toda la intencionalidad del estudio, cuya importancia resalta una y otra vez. Lo mismo Carlos Cossio, que lo juzga “aporte fundamental para la investigación y clarificación del asunto”.

8.      Sobre el alcance del art. 1566 LEC., en Rev. Jur. de Cataluña, 1957.

9.      Repercusión jurídica de la crisis de la clase media, en Bol. Univ. Santiago, 1957.

10.    Sobre algunas hipótesis que subyacen al pensamiento marxista, en el Vol. colectivo Introducción al Marxismo, en colaboración con Alonso del Real, Guerra Campos, Legaz Lacambra, París Amador y otros. 1.961.

11.    “Ciencia contra política en la pugna por un Derecho justo”, en Estudios en Homenaje a Legaz, 1960. Reseñando la Filosofía del Derecho de Legaz, escribe Ralf Dreicr: IV Ian Darf dalier hoffen, das Rechtsphilosophie das System der Rechts allmálilích,7,U einer voll ausgebildedeten issenschafl und zur strengsten allerjuristíschen Disziplinen zu entwikcln (s. S. 98). Dass auch der Soziolge, et. Ya in der Kapite1n über das Verliáltnis des Reclits zu den anderen dasVerhalten des Menschen, bestimmende.n birnativen Ordmingen oder über die Struktur der sovialen NVirk-lichk-cit und die Formen des Rechts, aus der Lekture Gewinn zichen wii---d, se ”nur”am Rande.

12.    Colmeiro, economista, en Información Comercial Española.

13.    La Ley 24 -XII - 62 y la nueva Ciencia Legislativa, en Bol. Univ. Santiago, 1963.

14.    Derecho económico y paz social, en Derecho y Paz, Actas del Primer Congreso de Filosofía del Derecho, Madrid, 1964. Obra fundamental, que condensa resultados de 25 años de labor. Es, en esencia, una justificación sólida y primigenia para la reconstrucción matemática de la Ciencia jurídica.

15.    Diritto come Scienza esatta, en Bol. Ist. Giur Spagn. Roma, 1965. Uno de los más importantes estudios monográficos del autor. La primera vez que se aplica la teoría de modelos a la Ciencia del Derecho. Nueva visión de la distinción entre Derecho público y D. privado. Ideas basilares para una Política científica del Derecho. Ha merecido juicios muy favorables de grandes iusfilósofos. Por ejemplo para Del Vecchio es “piccolo de mole ma richissimo di idee.. Flio veramente anirnírato come documento prezoso della rara genialita del Suo spirito.... Sánchez del Río, Legaz, Broblewski, entre otros, le han dedicado elogiosas menciones.

16.    Desarrollo y disipación, en Aula de Cultura Económica, Ciclo de Conferencias correspondientes al Curso de1966. Santiago. Trabajo poquísimo conocido en España por el lugar de su publicación; pero de capital importancia en el pensamiento de Lois, ya que perfila su concepto de “entropía política” sobre el que tanto se está trabajando hoy en otros países. (Una vez más Lois se anticipa a vislumbrar una idea incitante). Víd. p. e.: Nicholas Georgescu-Roegen: The Entropy Law and the Ecomic Procces, Harvard, University Press, Cambridge, Mass. 1971.

17.    Los Métodos de investigación sociológica en el Derecho Comparado, Ponencia para el Congreso de Derecho Comparado de Pescara, 1968. (Publicado en Apéndice en La Investigación jurídica y su propedéutica en el Derecho, Caracas, 1972, 173-219.

18.    Deber Jurídico, en Enciclopedia GER, 1972.

19.    Metodología del Derecho, en Id.

20.    Sanción, en Id.

21.    La noción de trabajo en la Filosofía del Derecho, en Id.

22.    El Milagro de Alejandría, en Estudios en Homenaje a López Rodó, 1972.

23.    ¿Qué es y adónde va la Epistemología Socio-Jurídica?, en Estudios en Homenaje a A. Otero, Santiago, 1982.

24.    El ser del Estado y sus repercusiones pragmáticas: Estado de Derecho, en La Ley, 19-R-82.

25.    La protección interdictal de los derechos fundamentales, en La Ley, 7-LXV-82.

26.    El Agro y el Derecho, en Id. 18 y 19 Julio 1983.

27.    La Reconvención implícita desde el principio de adquisición procesal, en R. D. Proc., 1947 , 111 , 2. Trabajo unánimemente aplaudido por los procesalistas y acogido por la Jurisprudencia. Vid, p. e., el discurso de recepción de Rodríguez Solano en la Real Acad. de Jurisprudencia, Págs. 5, 10. 11, 61, 62, 63, 76. 77, 78,1 82, 83. Soto Nieto: Derecho Vivo, 11, 778, 779. Sarriperis: La Reconvención 107, 143, 151, 154. En general, cuantos procesalistas han estudiado el tema, no dejan de tener en cuenta lo expuesto por Lois.

28.    La Costumbre ante los Principios generales de la Política del Derecho, en R.G.D., Abril-Mayo 1948. También este breve estudio monográfico ha tenido importantes repercusiones doctrinales. No sólo se refieren a él con elogio muchos civilistas españoles y aun juristas extranjeros (Maspetiol, Broblesvsky), sino que ha servido de incitación para obras de más aliento. Vid. p. e. lo que dice Pascual Marín en su Política del Derecho 42, 43, 44, 45, 63, 64, 66, 67, 69.

29.    Teoría de la expropiación procesal, en R. D. Priv. Diciembre, 1948. Muy discutido y muy citado. Guasp le dedicó una reseña muy crítica en R. D. Proc, pero 6-----. Una reaparición del proceso provocatorio, en RGD--- 185, 1948. Otro estudio Con buena fortuna. De ¿qué se han ocupado: Guasp, Prieto Castro, Herce, Rodríguez Solano, Azpiazu, etc? “La tesis de Lois ha sido, no sólo la base del derecho del proceso, sino de toda la teoría general jurídica, lo que en definitiva, acrece el mérito de su esfuerzo, coloca a la obra ante el evidente riesgo de ser incomprendida o abandonada por quien no se tome el trabajo de seguir con todo cuidado la elaboración del autor desde sus primeros pasos”... También se ocuparon de la misma, Alcalá Zamora, Carnelutti, Silvestre (quien subrayó “notabile la feracitá costiuttiva e la finezza della crítica”). Couture, tras citar la obra para justificar el florecimiento y no la crisis de los estudios procesales, dice en nota: “Nos permitimos llamar la atención acerca de la excelencia del esfuerzo de este escritor en un libro cargado de sugestiones”. Y Azurza -en Esquema de la misión notarial, lo juzga: “Original e interesante trabajo fecundo en valiosas sugerencias”. Otros muchos notarios se han hecho eco en España y fuera de ella de la teoría de la forma y de los equivalentes jurídicos de Lois. Para ejemplos: Nart, González Palomino, Larraud... Este último en muy importante trabajo (Rev. D. Not. 1954) da cabida ala tesis fundamental de Lois, (fue expresamente invocada varias veces). También Legaz, Fairén, Camelli, Santorio, Carnachini, etc. se hacen eco de la obra de Lois, o se apoyan en alguno de sus argumentos. En la actualidad, en España, Proceso y Forma es conocida y citada por la casi totalidad de los procesalistas. El Prof. Emilio Betti comentaba: “problemi che Ella discute en Proceso y Forma sono fondamentali. Ho fermato Vatenzione sul capítoli V. 11 significato processuile della forma, intesa come affermazione (mio Dir. Proc. Civ. 59 sg 280 sg 315 sg, 489 sg. 591 sg) altresi corne apparenza del diritto, merita di essere approfondito: i relievi che Ella fa a p. 64 66, sono acuti e de ni di meditazione”.

30.    Teoría del fraude en el proceso civil, Santiago, 1.948. Monografía muy bien acogida, que se agotó en tres años. Reseña muy elogiosa de Guasp en su habitual sección bibliográfica de la R.D. Proc. Muy influyente, en la Jurisprudencia, sobre el tema. La Facultad de Derecho y el Colegio de Abogados de Caracas instaron en 1971 a Lois para que actualizara allí su obra en un cursillo de 12 conferencias aún inéditas; sobre “Las formas patológicas del proceso” (título que llevará la segunda edición, cuando sea publicada). Betti manifestaba: “Interesante e Viinpostazione nuova del problema que Ella propone nell a Teoría del ftaude en el proceso civil... La caratterízazione della trode allá legge conie canibio de la situación jurídica de un estado de hecho por defórmación artificial de sus clenientos constitutivos e suggestiva e ficca ffincitamenti. L'insídía della frode sta per Vappunto nel costituire situazíoni avenfl un'apparenza di legalitá, cuaritunque intrínsecamente illecite o íllegalí, e nel tentare do sottrarsi al diritto utilizzando come strumento il dirírto stesso. Gitisto mí sembra íl criterio (2):coordiuazione íntenzionale di atú (comportam.entí) cronologicamente dístantí”: siendo los actos independientes, no se produce la situación fraudulenta hasta que uno posterior no los aproveche (relacionándolos), para, permutando el presupuesto fáctico, salirse del ámbito de la norma. “Questo criterío serve benissimo a diagnosticare la frode alla legge patria nel diritto internazionale privato. Degna de atlenzione e anche la costruzione da Ley proposta (160-61) della cosa giudicata determinata da frode processuale, nel censo che la frode, deviando il corso del processo dalla sua normale destinazione, fa apparire la sentenza siccome desprovista de causa e affetta de nulidad absoluta. Costruzione possibíle, se si adotta un concetto clí causa molto ampio, come quello con cui opera Carnelutti, Sistema dir. Proc. 11 n. 511, 521; infatto Carnelutti condi-vide la Sua tesí, e anch'io la riconosco ainfulisibíle puravendo sostenuto la tesi contraria (Dir. Proc. 724). Non poso invece esser d'aceordo nel costruíre la desidentidad entre la hipótesis normativa y la hipótesis de la sentencia judicial como un caso dispropíazione per causa d`infilitá pubblica. Di recente anche il Piras ha tratato di recondurre a questa figura la licietu deglí atti necessitatí. Ma la pretesa analogía non sussiste se non nel Vunico punto che, nel confitto tra Vinteresse prívato del singolo, a torto soccobente, e Vinteresse pubblíco alla certeza della sítuazioni che han t.mato oggetto di accertamenlo giurisdizíonale, il primo deve venir subordinato al secondo e percíó sacrificato. Nel caso, poi, del.Tatio necessítato non sí tratta se non di valutare siccome lecíto un comportam.entí lesivo Vinteresse ultra, che sena il cocoso ello sato di necesita devrebbe trattarsi come atto illecito.

31.    La exploración de la capacidad informativa del testigo Y su tratamiento en las bases del derecho del proceso sino de toda la teoría general jurídica, lo que en definitiva, acrece el mérito de su esfuerzo, coloca a la obra ante el evidente riesgo de ser incomprendida o abandonada por quien no se tome el trabajo de seguir con todo cuidado la elaboración del autor desde sus primeros pasos”... También se ocuparon de la misma, Alcalá Zamora, Carelutti, Silvestre (quien subrayó “notabile la feracitá costruttiva e la finezza della crítica”). Couture, tras citar la obra para justificar el florecimiento y no la crisis de los estudios procesales, dice en nota: “Nos permitimos llamar la atención acerca de la excelencia del, esfuerzo de este escritor en un libro cargado de sugestiones. Y Azurza en Esquema de la misión notaríal, nota 80, lo juzga: “Original e interesante trabajo fecundo en valiosas sugerencias”. Otros muchos notarios se han hecho eco en España y fuera de ella de la teoría de la forma y de los equivalentes jurídicos de Lois. Para ejemplos: Nart., González Palomino, Larraud... Este último en muy importante trabajo (Rev. D. Not. 1954) da cabida a la tesis fundamental de Lois, que expresamente invoca varias veces. También Legaz, Fairan, Carnelli, Santorio, Carnachini, etc. se hacen eco de la obra de Lois, o se apoyan en alguno de sus argumentos. En la actualidad, en España, Proceso y Forina es conocida y citada por la casi totalidad de los procesalistas. El Prof. Emílio Betti comentaba: problemi che Ella discute en Proceso y Forma sono fondamentali. Ho fainada l'atenzione sul capítoli 111 V. 11 sígníficato processuale della forma, intesa come affermazione (mio Dir. Proc. Civ. 59 sg 280 sg 315 sg, 489 sg. 591 sg) aliresi come apparenza del díritto, menta di essere approfóridito: í relievi che Ella fa a p. 64 66, sono acuti e degni di meditazione.

32.    La exploración de la capacidad informativa del testigo. Y su tratamiento jurídicoprocesal. Santiago, 1951. Otra de las monografias de Lois de mayor éxito, explicable por su valor práctico. Como la anterior, siempre citada por los especialistas en los problernas a que se dedica. Sabater en su Técnica Probatoria se refiere a ella insistentemente y acoge varias tesis de Lois, a quien, junto con Quíntano y Camargo, reputa pionero del progresismo, Lo mismo hace Paula Pérez en su estudio sobre el testimonio. En general, todos los procesalistas españoles han acogido muy favorablemente esta obra. Pero su alcance excede del meramente procesalístico. Otros juristas (Cossio, por ejemplo) le han dedicado su atención.

33.      Sobre un Programa de Política universitaria, Santiago, 1952. El 7-X-71-53 D. Ramón Mª Aller Ulloa lo juzgaba en los siguientes términos: El problema de nuestra insignificancia en Matemáticas, Astronomía y Ciencias físicas debe ser muy difícil, cuando ha dado lugar a tan variados y prolijos estudios. Entre los que he visto, los hay, ciertamente, muy, eruditos y documentados; pero que tengan visión más certera que la de Vd. Y que contengan tantas sugerencias, no conozco ninguno. “La idea de proceder “experimentando y por aproximaciones sucesivas” es simplemente genial y expuesta de un modo que la hace independiente de los pormenores, en los que habrá quien esté o no conforme en todo o en parte, pero, lo esencial es que el camino aparece abierto, si hay voluntad de emprenderlo. Quiera Dios que así sea. A este fondo tan sagaz, se une una forma de expresión tan clara y agradable que deleita leer el librito y comunica el optimismo de que Vd. aparece poseído...

34.      Grandes problemas del Derecho Procesal, Santiago, 1954.

35.      Estudios sobre los fundamentos de una nueva Ciencia jurídica, Santiago, 1954. En esta publicación actualmente agotada, pese a su temática filosófica y a su tirada de 2500 ejemplares, se echan las bases para la Epistemología del Derecho y su “Política Científica”. Ha tenido evidente repercusión dentro y fuera de España. Carlos Cossio le consagró la máxima atención, la llenó de elogios e hizo un curso de doctorado en la Universidad de Buenos Aires tomando sus comentarios como pretexto para filosofar. A Brusiin., Maspetiol, Del Vecchio, Aftalión, Linares, Herrera Figueroa, Legaz, Sánchez del Río, Broblesvski, etc. les interesó vivamente y la recibieron con gran favor. En particular, Cossio ha dicho: “ Su libro es un jalón auténtico para las nuevas generaciones que decidirán acerca de la naturaleza de la Ciencia jurídica. Y si es verdad, como lo creo, que el gran tema inicial del porvenir es el de la experiencia jurídica... tiene que ser un punto de referencia obligado para dialogar con él, permanentemente... “. Y por ésta y otras obras de Lois, Legaz, escribe: “El primero que en España que ha propugnado una utilización de los principios de la epistemología científica moderna en la Ciencia jurídica ha sido J. Lois. ¡Pero tal vez habría que preguntarse también si alguien en Europa se anticipó a Lois!; quien, desde luego, desconocía predecesores y trabajaba en la creencia de abrir nuevas rutas.

36.      Esencia de la Filosofía, Santiago, 1958.

37.      Introducción a la Filosofía del Derecho y a la Ciencia de la Legislación, Santiago, 1959. Reseñada por Barja en Foro Gallego. Entre otras cosas, decía: “Hoy día existe ya una corriente general de tendencia logística, aunque sin el rigorismo matemático de Lois en la expresión formalizada del pensamiento”... “Las relaciones con la economía están plasmadas con el rigorismo matemático de Lois. Su exposición no es solamente sugerente, es importante por su trascendencia...” “Tres capítulos componen esta segunda parte fundamental. En ellos está plasmado, con una intensidad que impresiona todo el sentido humano del pensamiento del autor, Para nosotros, los dos primeros tienen el valor de lo irresistiblemente atrayente. ¡Poesía, Derecho, Filosofía e Intuición forman una exquisita mixtura aún para el lector profano! El segundo encierra una novísima y original teoría del Estado”. ..Brusiin, por, su parte, escribió: “Ich sage lluiem ganz offen und dies ist kein konipliment-, dass llire Denkart mich starkscn interessiert. Eben aus diesem Grunde will ich niclit in einen Dialog cintreten, bevor ich núch inúelelliclit gruendlich in llire TkIethode vertieft habe. Schon in Jalire 1956 kaufte ich in Santiago lluWerk- Estudios sobre los fundamentos de tina nueva (ciencia Jurídica. Was Sie ueber das Problem “Recht und M7irtschaf schelben (in “Introduccion.. “) liat núch ganz besonders gefesselt. Sánchez del Río, Otero Díaz, Marín Pérez, Legaz se ocuparon (entre otros) en diversos trabajos de esta obra. Fuera de España, los profesores de Fílosofia del Derecho argentinos, casi en pleno, rindieron el siguiente testimonio de ésta y otras dos obras de Lois: “El profesor Lois Estévez es, en estos momentos, uno de los grandes iusfilósofos españoles que de verdad establecen un nexo de unión entre el pensamiento jurídico de España y el de la Argentina, por el fervor y la plenitud con que hace conocer el pensamiento latino americano en la madre patria. Pero, por encima de esto, debemos decir que sus libros “Estudios... “Introducción a la Fil. del D. y La Lucha por la Objetivación del Derecho, son libros que honran la jerarquía académica de cualquier claustro universitario del mundo, por el nivel de los análisis filosóficos y por la originalidad de la crítica jurídica, amén del completo dominio de la información fundamental.

38.      La lucha por la Objetivación del Derecho, Vigo, 1.965. Reseñado por Maspetiol en Archíves... “Le nouveau. livre de M. Loís s'inscrit dans la ligne générale et les préocupatíons inajeures de son ocuvre antéñeure, dont: nous avons rendu corripte (Archives, 1963, 314 ss.).. L'arribition de l'auteur est de -forider le Droil comine une discipline scientifique rigourcuse... “'Las preocupations de Monseur Lois. ne pour, aíent manquer de le conduire a une theoríe mathematique de la justice. Il n'est pas le prernier a introduire celle dans le domaine du droit. Leibnz a appliqué le calcul des probabilités a la constítution d'une logíque des sciences humaines ... .... L'auteur construit de savantes équations dont la valcur de conviction ne nous a pas personellement paru indiscutable malegre ingeniosite incontestable de l'auteur Monseur Lois qui a derriere lui une euvre importante dans le domaine du droit procedural, consacre son derniere chapitre aux bases logiques de l'objetivation de l'action en justice. Il réserve des pages aprofondies a la notion juridíque de proces...L' auter, dont la vasta culture s'eten en deliors du dominaine du droit et qui est tres infoimé des oevres marquantes de la pfilosophíe juridique des differenis pays de Europe continental et de l'Amerique du Sud, a ecrit un livre que se lit agreablement et comporte de nombreuses -vues personnelles. Meme s'il Weraporte pas toujours la conviction, il ouvire des honzons et a le mérite, de plus en plus rare, d'etre éctit sans recours a un vocabulaire d'une excessive et obscure tecnicité.. También Fernández de la Mora en ABC: En denso y sugerente libro hay dos elementos que me parecen verdaderamente radicales y valiosos: La pretensión de aplicar al Derecho los métodos de las Ciencias puras y de las experímentales, o sea, logicismo matemático por un lado y dependencia de la realidad fáctica por otro. Ello disuelve los apriorismos y conduce a la desideologización del Derecho y a la racionalización de la política, Entiendo, sin la menor reserva, que éstos son los dos objetivos magnos de los saberes sociales. Y al fijarse esta meta, Lois no hace sino subrayar desde su personal perspectiva ese gran fenómeno que es uno de los más característicos de nuestro tiempo y que yo he llamado el “crepúsculo de las ideologías”.”Lois es un pensador audaz hasta la temeridad. Su independencia es absoluta. Ignora el argumento de autoridad. Su análisis de las teorías más consagradas es implacable y desvelador. Desahucia, en una página al iusnaturalismo o al purismo kelnesiano. Revisa inexorablemente la terminología y los supuestos, más clásicos. Y no puede decirse que esto lo haga a la ligera, porque su información es dilatada y copiosa, el aparato crítico abundante y el rigor evidente. En definitiva, Lois, aspira a fundar un sistema nuevo, el “Empiriocríticismo Jurídico”, y aunque una empresa de tal envergadura suscite en cualquier lector y muy especialmente en los jueces de oposiciones, fundados recelos, me parece claro que, cuando, como es el caso, tal propósito se apoya en una vida de plena dedicación especulativa y en un impresionante número de publicaciones, hay que tomarlo en serio, aunque sea para discrepar. Y esto es lo que, a mi juicio, no se ha hecho todavía con la ambiciosa, esforzada y original obra de Lois...

39.      El Derecho como Ciencia exacta, Vigo, 1965. (Vid. los comentarios citados en el número 26).

40.      La investigación científica y su propedéutica en el Derecho, 1. Caracas, 1970. Jerz-y Broblesvski, en Studies in Law and Economics ha dedicado a las teorías de Lois, preferentertieme sustentadas en esta obra, dos sintéticos estudios: Metodología Badafi Niàuk-ovych a PrawoznasY'stwo', y Pozylywizm 1 sociologizm Badaniach Prawniczych. (Ambos constan fotocopiados en el Anexo H, así como los otros textos a que se hace aquí referencia. Su conocimiento de las obras de Lois se demuestra muy completo y cita numerosos pasajes de las mismas, incluso en textos españoles). En España, las referencias a estas obras no son aun frecuentes. Sin embargo, Terceiro en su Estructura Económica (1976) las cita muy a menudo y muestra compartir las principales orientaciones metodológicas de Lois. También menciones en: Soto Nieto: Derecho Vivo y Suárez Llanos en su Derecho de la Economía, Selección de Textos transcribe extensos pasajes de esta obra.

41.      La Investigación científica y, su propedéutíca en el Derecho, U, Caracas, 1972. Reseña de Luces Gil en ABC; y, en Doc. Jur. : “El autor fiel a la línea metódica que ha iniciado hace ya largos años, trata por todos los medios de asegurar para el Derecho el más estricto rigor científico, aunque tenga que echar mano para ello de los hábitos de pensamiento que prevalecen en las llamadas Ciencias “exactas”... “Producción en la que no se sabe qué admirar mas, sí la riqueza de su contenido o la elegancia y, justeza de la forma expositiva…” “Un examen superficial de este segundo tomo de la obra de L. E. podría sugerir la falsa impresión de que no es otra cosa que un compendio de reglas prácticas para facilitar el aprendizaje de las técnicas de investigación a los que en ellas se inician. Esto sería ya bastante para avalar este segundo volumen, cuando viene a llenar un hueco en la bibliografía de habla española. Pero, no es esto solo lo que da valor a este libro. En él se entra a fondo en muchos problemas capitales de la teoría general del Derecho, que aparecen resueltos en forma original y sugestiva y no pocas veces revolucionaria...

Prestando especial atención a estas últimas obras Rerno di Natale escribe en su Derecho del Hombre y Economía Humana, La Paz, 1985, Págs. 97-99: “E1 Prof. Lois es un formidable rompedor de mitos, entre los cuales el positivismo jurídico ha sufrido alguno de sus demoledores ataques. Puede distinguirse fácilmente el Derecho de sus normas. Muchos ordenamientos dan entrada a la amigable composición o a los procedimientos de equidad, donde los árbitros deciden oracularmente o según su leal saber y entender, no necesitando sus sentencias ser fundadas y por lo tanto si el árbitro se atuvo a una norma, no consta cual y no constando, no existe ni para el público ni para el Derecho. Sí, pues, imaginamos un sistema basado todo él en procedimientos de equidad, como existió otrora, tendremos un Derecho donde faltan por completo las normas. Luego sí puede haber un Derecho sin normas, conjunto de normas no puede ser igual a Derecho. El positivismo se derrumba”.

42.      Nueva Versión sobre el Derecho, Santiago. 1977. En esta obra trata Lois de probar cómo las teorías jurídicas que ha venido sosteniendo desde hace treinta años permiten ahora el más avanzado tratamiento cibernético de lo jurídico. La Política del Derecho y muchas aplicaciones jurídicas se prueba que son ya, en adelante, “computabilizables”. (Vid. También ...)

43.      Premio Montero Ríos: José Lois Estévez y José Trillo Fernández, galardonados con los premios “Montero Ríos” y “Iurisgama”, respectivamente
El vicepresidente primero del Senado, Isidre Molas i Batllorí, hizo hoy entrega de los premios ”Montero Ríos” y ”Iurisgama”, otorgados por la Asociación de juristas Gallegos de Madrid, a José Lois Estévez y José Trillo Fernández, respectivamente, en un acto en el que también estuvieron presentes el Presidente de Consejo General de Procuradores de España, Juan Carlos Estévez Fernández-Novoa, y el Presidente de Iurisgama, Carlos Lema Devesa.

 

 

6) Obra literaria publicada.

 

       88. Un Libro sin nombre, Vigo, 1965.

       89. Mundo Desentrañado. Santiago, 1983.

       90. Obra poética selecta. Santiago, 2000.

 

 

7) Ultimas publicaciones.

 

       91. Agresividad del poder y derechos fundamentales. Santiago, 1992.

       92. Política. Una Investigación sobre su esencia. Santiago, 1993.

       93. La eterna polémica sobre las fuentes del Derecho. Santiago, 1993.

       94. Tras eufemismo, demo-a-cracia. Santiago, 1.993.

       95. Esencia da Galeguidade, Santiago, 1996.

       96, Justa distribución del sufragio como poder. Santiago, 1998.

       

 

8)  Libros conclusos, en publicación.

Libros conclusos, en publicación:

     97. Fraude contra Derecho. 2001.

     98. Metodología general y del Derecho, Tomos I y II. (Refundición muy ampliada de La Investigación científica y su propedéutica en el Derecho. 2003.

     99. Formulaciones matemáticas para una Ciencia exacta del Derecho.

     100. El Milagro de Alejandría y otros estudios.

 

 

9) Premios:

 

“Castelao”

En el año 1997, la Xunta de Galicia ha querido reconocer sus méritos profesionales y sus aportaciones científicas otorgandole la Medalla “Castelao”.

 

“Montero Ríos

Europa Press 08/07/2004 13:42.

Estévez sueña que el derecho deje de estar al arbitrio de los políticos

JAVIER GALLEGO\MADRID

         Reportaje gráfico

 

El vicepresidente primero del Senado, Isidre Molas i Batllorí, entregó ayer los premios Montero Ríos y Iurisgama a José Lois Estévez y a José Trillo Fernández, respectivamente, en nombre de la Asociación de Juristas Gallegos de Madrid.

Durante todo el acto se pudo sentir un clima de amistad y emoción al conceder los premios a dos hombres que, en palabras del presidente del Consejo General de Procuradores de España, Juan Carlos Estévez, “constituyen un ejemplo a seguir para todas las nuevas generaciones de juristas”.

El galardonado con el Iurisgama agradeció, con tono tembloroso, la entrega del premio a todos los presentes: “Las tres ideas que pasan por mi cabeza son las de agradecimiento a todos los que me han ayudado, mi trayectoria profesional y el compromiso de los procuradores en la defensa de las garantías judiciales”.

 Durante su turno, José Lois Estévez, colaborador de EL CORREO GALLEGO, galardonado con el premio Montero Ríos por su carrera en el mundo de la Justicia, reconoció sentirse satisfecho por esta recompensa y recordó el lema que le ha acompañado durante toda su trayectoria: “No existe ley alguna que no tenga que supeditarse a la verdad”. Terminó su discurso pidiendo que “el derecho deje de estar sometido al arbitrio de los políticos. Ese es mi sueño del que no quisiera despertar”.

 

 

10) Tras un gran hombre ...

 

11)  Correspondencia escogida

 

  1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12
1941                     26-11  
1948             23-07 19-08     28-11  
1949       21-04

29-04

      21-08       19-12
1950     09-03   17-05 17-06 24-07 28-08   16-10   27-12
1951   07-02   12-04     10-07

24-07

30-07

28-08 03-09 04-10   05-12
1952 11-01     09-05

10-05

30-05

24-06         13-10 18-11 00-12
1953   12-02       07-06
18-06
      14-10
15-10
19-10
   
1954 29-01     22-04                
1955                 13-09      
1956   06-02     07-05 04-06            
1957             19-07 01-08   11-10    
1958       25-04                
1959     07-03                 14-12
1960 22-01       16-05              
1961 18-01   20-03                  
1962     24-03 28-04                
1963     25-03   06-05 10-06           02-12
1964                       17-12
1965 29-01 15-02 02-03
22-03
29-03
    05-06 30-07 09-08
27-08
15-09
25-09
20-10 29-11
30-11
31-11
01-12
04-12
07-12
12-12
18-12
1966 01-01
08-01
13-01
14-01
26-01
29-01
02-02
03-02
11-02
25-02
01-03
07-03
1
2-03
04-04
12-04
30-04
  06-06
16-06
           
1967     29-03   08-05 06-06            
1968             17-07          
1969 30-01   08-03 14-04 08-05 03-06
18-06
28-06
           
1970         11-05             01-12
17-12
1971   16-02
17-02
16-03                  
1973                   30-10    
1975   12-02                    
1977             28-07   15-09      
1986 00-01                      
  Universidad de Granada
  Instituto Nacional de Estudios Jurídicos
  Programa Historia de la Filosofía del Derecho (Venezuela)
   Anexo Currículum Vitae 
   Dedicatoria